En la primavera, durante el apogeo de la temporada apícola, nos encontramos inmersos en uno de los fenómenos más fascinantes y característicos de la vida de las abejas: la enjambrazón. Como veíamos en un reciente artículo del blog, es un proceso natural en la vida de las abejas, donde una parte de la colonia, liderada por una reina, abandona la colmena original en busca de un nuevo hogar.

Este fenómeno es esencial para la reproducción y supervivencia de la especie, pero puede presentar desafíos para los apicultores si no se maneja adecuadamente.

Nos encontramos con diversos tipos de enjambres:

Enjambres Primarios: Estos son los enjambres típicos que la mayoría de las personas imagina cuando piensa en la enjambrazón. Consisten en un gran grupo de abejas que abandona la colmena original junto con la antigua reina y se posa en un lugar temporal mientras buscan un nuevo hogar permanente.

Jabardos: Los jabardos son enjambres secundarios que ocurren cuando una colonia ya ha enjambrado previamente en la temporada y se forma un nuevo enjambre –con una o varias reinas nuevas del año- a partir de las abejas que quedan en la colmena original. Estos enjambres suelen ser más pequeños y pueden presentar desafíos adicionales para los apicultores.

Jabardillos: Los jabardillos son enjambres aún más pequeños y menos comunes que los jabardos. Se forman cuando una parte muy reducida de abejas, generalmente lideradas por una joven reina virgen, abandona la colmena original. Estos enjambres pueden ser más difíciles de detectar y manejar debido a su tamaño reducido.

Manejo de la enjambrazón:

El manejo adecuado de la enjambrazón es crucial para mantener la salud y productividad de nuestras colmenas. Algunas estrategias incluyen:

Realizar inspecciones regulares para identificar signos de preparación para enjambrar, como celdas reales o superpoblación.

Proporcionar espacio adicional en la colmena mediante la introducción de cuadros o el añadido de alzas.

Capturar enjambres para evitar pérdidas y aumentar el número de colmenas.

Alimentación de los enjambres y tratamiento contra la varroa.

La enjambrazón es un fenómeno fascinante y natural en la vida de las abejas, pero requiere atención y manejo por parte de los apicultores para garantizar el éxito de sus colmenas. Al entender los diferentes tipos de enjambres y aplicar estrategias adecuadas de manejo, podemos aprovechar este proceso para fortalecer nuestras colmenas y mejorar la salud de nuestras poblaciones de abejas.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.